EXPERIENCIA IMENA

Actualizado: abr 16

Mi nombre es Nancy Salcedo Cabrera.


Este sábado la rutina ha sido distinta. No he salido de casa a las carreras para llegar al Hogar Marillac, encontrarme con mis compañeras y compañero, disfrutar de un rico desayuno y al mismo tiempo digerir toda la información recibida durante la primera parte del día de formación. Hoy vengo con mi hija Yaretzi y mi mamá Margarita. Mi hija feliz de que podamos compartir juntas nuestra mañana y mi mamá feliz de verme construir un peldaño más que me hace avanzar y ser mejor persona. Y yo estoy en medio; entre una pequeñita amorosa, muy activa e inteligente de 7 años, mi motivo principal para continuamente buscar información y aprender sobre crianza eficaz, y mi mamá, una mujer mayor, que me ama incondicionalmente y también me inspira a aprender, entender y contemplar el envejecimiento con mayor conciencia.

Y esa mayor conciencia es fruto de las semillas que el Instituto Mexicano del Envejecimiento Activo, IMENA, ha decidido y trabajado por esparcir.

Agradezco, sin duda, a quien hasta hace algunos meses estuvo a la cabeza. Gracias a Georgina Moreno López por lo que construyó y su legado. Agradezco muchísimo a Yurani Cabal por todo su esfuerzo en la coordinación académica y por mantenerse muy cercana a nuestro desarrollo y, de repente, necesidades muy específicas. Asimismo, gracias a Patty y a Jenny por ser nuestro enlace directo entre alumnos e IMENA.

A los familiares y amigos que nos acompañan esta mañana, y gracias a Irene, Norma y sus peques por estar aquí conmigo, déjenme presumirles que esas semillas que IMENA ha esparcido cayeron en tierra muy fértil y hoy somos, en mi grupo, 18 árboles de firmes raíces, en continuo crecimiento y muchos frutos por dar.

El proceso ha sido súper enriquecedor, complicado por momentos y es que tomar conciencia de lo ajeno que nos puede parecer el envejecimiento, de los prejuicios con los que hemos crecido o, por las experiencia que hemos tenido, caer en cuenta de las deficiencias a nivel institucional y social que enfrentamos todos y que las personas mayores han padecido por tantos y tantos años, nos han tocado fibras sensibles, nos han hecho cuestionar nuestro propio pensar y actuar y nos han abierto los ojos a realidades, tan ajenas hasta entonces, y que a partir de ahora habremos de hacer frente con conocimiento, profesionalismo y apertura mental.

“La primera impresión jamás se olvida” y quiero agradecer al Lic. José Rodríguez Carrasco quien nos impartió la asignatura de introducción a la Gerontología por su chispa, energía, conocimiento, pasión y habilidad para mantenernos atentos después del copioso desayuno.

Gracias a la Mta Eva Sayba Barquet quien nos impartió psicología de la vejez y la asignatura de sociedad y vejez, por compartirnos su “multimirada” tan enriquecedora. Por guiarnos en las entrevistas a personas mayores y entender que escuchar también con el corazón es vital.

Gracias a la Lic. Verónica Nuñez Salgado por sus cuestionamientos y hacernos reflexionar sobre Salud, envejecimiento y calidad de vida, asignatura que nos impartió.

Gracias a la Lic. Tania Echeverría Alcántara por compartirnos con tanta calidez y amor a su profesión las experiencias que ha vivido y enseñarnos valiosas herramientas para la Valoración geronto-geriátrica integral.

A la Dra. Josefina Díaz Bahena, le agradezco muchísimo su interés y énfasis en nuestra profesionalización a través de su asignatura Enfermería Aplicada al envejecimiento 1 y 2

Gracias a la Lic. Georgina Cortés Torres y a la fisioterapeuta Fabiola Lorena Mendoza, que como equipo nos guiaron a través de la Rehabilitación tanto física como cognitiva y social. Asignatura en la que trabajando en equipos pudimos estrechar aún más nuestros lazos como compañeros y pudimos enriquecernos con la creatividad y conocimiento de cada uno.

Mi agradecimiento y también admiración por el “hacer camino al andar” de la Lic. Ivonne Jagüey Camarena y todo su conocimiento compartido en la asignatura de Bioética, pilar, para mí, valiosísimo.

Gracias al Lic. Erick Sánchez, por su paciencia y claridad; por llevarnos de la mano y con más conocimiento, en mi caso, poderme acercar sin tanto temor a la enfermería aplicada en el cotidiano.

A la ahora mamá de una hermosa bebé, sin duda, la Lic. Katia Yescas López, gracias por guiarnos y darnos confianza en nuestras prácticas en institución. En la primera práctica terminé muy cansada, más por los nervios, que por las actividades que compartimos con tan bellas mujeres y maestras de vida, residentes del Hogar Marillac. El último sábado de prácticas fue un total disfrute gracias, también a cada una de mis compañeras y compañero, para quienes concluyó diciendo que ha sido también muy formador recorrer este camino con ustedes.

0 vistas

¡Escríbenos!

Si quieres saber más de nuestras certificaciones o tienes alguna duda, estamos para servirte.

Mándanos un correo, envía el formulario o llámanos por teléfono. 

Redes Sociales iconos-06.png
Redes Sociales iconos-02.png

Copyright 2018 © IMENA