Redes Sociales iconos-06.png
Redes Sociales iconos-02.png

Copyright 2018 © IMENA

EL AMOR YA NO ES PARA MÍ

Mi querido viejo: platicando con un con unos amigos, una señora que conozco desde hace

mucho tiempo y vive sola desde hace más de 5 años comentó: “eso del amor ya no es para

mí, la vida no tiene sentido”.

Agradezco su franqueza, porque eso me da la ocasión de hablar del amor, ese sentimiento

que ha sido definido miles de veces y no puede tener una “definición definitiva”, ese

sentimiento que trastoca la mente, revoluciona el cuerpo, echa a andar las hormonas y nos

transforma en seres diferentes, más vivos, más vibrantes, a veces más locos.

El amor, como tantos otros misterios, no acepta definición y acepta todas, pero haciendo a

un lado las palabras…el amor se siente, está en todas partes, y por eso cuando alguien dice

que el amor ya no es para él o para ella, pienso que ese querido viejo necesita solamente

pensarlo dos veces, y ésta es una de las razones por las que las reflexiones y los encuentros

en IMENA pueden ayudarnos a promover un envejecimiento activo, que incluye todos los

sentimientos sin excepción.

Porque el amor está en todas partes, y nosotros somos quienes con nuestros sentidos lo

percibimos, porque como dice García Márquez, estamos hechos para amar (Amar en

tiempos del Cólera).

Y no se trata solamente de la atracción que por razones físicas, químicas u hormonales

tenemos hacia un individuo del sexo opuesto, ese es muy importante, pero el amor está en

todos lados, entra por los ojos cuando vemos el mar o contemplamos un paisaje bañado por

una lluvia pertinaz, entra por los oídos cuando escuchamos la voz de un bebé, o el canto de

un ave, o la furia del mar en la costa, entra por el olfato cuando percibimos un pan

calentito, o una sopa “como la que hacía mamá”, o cuando sentimos el perfume de la

persona amada, entra por la piel cuando con cubrimos con la frazada preferida.

Sentimos amor cuando vemos esa foto un poco vieja y deslavada con la imagen de un ser

querido, y tal vez imaginamos el aroma de esa flor que el ser amado llevaba en el cabello;

sentimos amor cuando escuchamos en la radio una melodía que nos transporta a los días de

juventud o disfrutamos de los nuevos ritmos; amor al leer un libro, amor al ver una película

o presenciar una buena obra de teatro, amor por todos lados, amor dentro del corazón.

El amor es para todos, no para jóvenes o niños, es para todos, y tú, querido viejo, puedes

seguir sintiendo ese amor que es la esencia de la vida misma, la Biblia lo dice: “el amor

todo lo puede”, los poetas lo repiten: “el amor mueve al mundo”, los Beatles lo predican.

“All you need is love”, de modo que no es cierto que el amor no es para nosotros; de hecho,

nuestro amor es más profundo, más sentido, más sereno, y por supuesto, cuando vemos al


ser amado, sentimos las mismas “mariposas en la barriga” que sentíamos hace más de 50

años; el amor no tiene edad.

Recuerda la declaración contundente de Gabriel García Márquez: “Dicen que el individuo

cuando envejece deja de amar, sin saber que cuando deja de amar es cuando envejece”.


Rafael Álvarez Cordero.

Médico y escritor

Raalvare2009@hotmail.com

Facebook: bien y de buenas-Rafael Álvarez Cordero.



40 vistas1 comentario