Redes Sociales iconos-06.png
Redes Sociales iconos-02.png

Copyright 2018 © IMENA

ENVEJECIMIENTO ACTIVO

Actualizado: 28 de ago de 2018

Primera parte:

¿Podemos vivir cien años?

En el último siglo, la expectativa de vida creció más que en dos milenios: un

ciudadano de la antigua Roma podía vivir 22 años, mientras que hoy, en muchos

países, la cifra supera los 70 u 80. ¿Quiénes pueden vivir un siglo, y cómo?

¿Podemos vivir cien años?.

El envejecimiento es un proceso natural que, según los científicos, debería

prolongarse y vivirse con alegría.

La vida es como una película, que vemos a las apuradas. El hombre sale del cine

mucho antes de que termine la función, sin saber que tiene en el bolsillo una

entrada que le permitiría quedarse y disfrutar hasta el final. Las personas estamos

programadas para vivir entre 100 y 120 años -asegura el doctor Juan Hitzig,

médico, profesor de Biogerontología y miembro de la Academy of Antiaging

Medicine-.

No es un film de ciencia ficción: los centenarios son el grupo etario cuya

expectativa promedio de vida se incrementó en el último siglo más que en dos

milenios. Un ciudadano de la antigua Roma moría aproximadamente a los 22

años, mientras que, según estadísticas de las Naciones Unidas, un bebé que nace

hoy podría vivir unos 85 años si llegara al mundo en Japón y casi 75 en México.

Mi padre falleció a los 66 años y yo, a los 84, me siento bien. Hago una vida

normal, leo, estudio, trabajo e intento manejar mis tiempos. Siempre

considerando las limitaciones propias de la edad y tratando de dar respuesta a

las nuevas necesidades de socialización. (Nota del autor)

Pero en el transcurso del siglo XXI, una gran cantidad de personas extenderá su

vida. La población de más de 85 años ya aumentó notablemente en América

Latina, mientras que la población de más de 65 años viene creciendo a un ritmo

del 2% anual, según señaló un estudio de la Organización Panamericana de la Salud

(OPS).

La proporción de personas mayores de 60 años se triplicará hacia el año 2050.

La ciencia nunca estuvo tan atenta en analizar los factores que provocan,

demoran o retardan el envejecimiento. La medicina del envejecimiento se

convertirá en la especialidad médica del siglo.

Los médicos poco advirtieron sobre los impactantes beneficios de hacer ejercicio,

llevar una dieta balanceada o controlar el estrés con miras a prolongar la calidad

de vida. Se abren nuevos interrogantes: ¿se puede vivir 100 años y cómo? Si

logramos vivir más, ¿podremos también vivir mejor?, ¿se puede envejecer

evitando la enfermedad?, ¿cuáles son los desafíos que plantea al planeta el

aumento masivo de la población longeva?

La cuestión es envejecer de otra manera. En condiciones naturales, el

envejecimiento es un proceso lento ("vinculado a la autonomía", aclara el

Profesor Hitzig) y la vejez ("asociada a la discapacidad") es corta.

El desafío es prolongar el proceso de envejecimiento saludable y acortar el

tiempo de la vejez. Porque envejecer es un fenómeno inexorable, pero tiene algo

modificable: su ritmo -explica Hitzig.


El progreso modificó nuestros hábitos (alimento, movimiento, pensamiento y

sentimiento) y produjo el desequilibrio que lleva a una vejez larga y enferma.

Pero está a la vista que cambiarlos (los hábitos) y prolongar la vida saludable está

en manos de cada persona.

¿Se puede anticipar de qué forma vamos a envejecer?

Podemos decir que la gente va a vivir más, pero predecir qué calidad de vida

tendremos dependerá de muchos factores: sociales, económicos, del entorno. El

envejecimiento es absolutamente heterogéneo. Tiene que ver con la vida que le

toca vivir a cada uno, su biografía, su salud, sus condiciones económicas, si es

mujer o varón, soltero o casado.

La conducta humana regula el equilibrio biológico.


Marcos Stofenmacher.


Fuente: “CINCUENTA Y TANTOS” Dr. Juan Hitzig Editorial Grijalbo Buenos Aires.

584 vistas