Redes Sociales iconos-06.png
Redes Sociales iconos-02.png

Copyright 2018 © IMENA

¿CUÁL ES LA EDAD MÁS CREATIVA?

“Tengo 77 años y estoy convencido de que mi trabajo real está comenzando”A. Kurosawa.


Mi querido viejo: al haberme reunido hace unas semanas con mis viejos compañeros de estudio que conocí en la escuela primaria, pude encontrar, a viejos exitosos y felices, pero algunos de ellos, dos en particular, me dijeron que ya están jubilados, que no hacen nada y uno de ellos me comentó: “a mi edad sólo tengo que preocuparme por estar vivo cada mañana”, lo que me dio mucha tristeza.

Porque hoy más que nunca, dadas las condiciones del mundo, los avances en el conocimiento del proceso de envejecer y las estrategias para lograr un envejecimiento saludable y activo, la Vejez ya no es lo que era, y eso permite que ésta época de la vida sea algo más que sólo estar vivo, sino que se emplee en producir, crear, inventar, etc., porque no podemos abandonarnos y sentir que somos como viejos cacharros que pronto estarán en la basura, y esto es por demás importante ahora que estamos viviendo en México una serie de cambios políticos, económicos y sociales que pueden afectar directamente nuestras vidas, y nosotros no estamos a la vera del camino, estamos dentro de este maravilloso país y tenemos todavía mucho que hacer. Es admirable como IMENA hace todo lo posible para que nuestro envejecimiento sea activo, saludable y feliz. 

Los problemas de la nueva administración –que existen-, no deben ser para angustiarse o perder el sueño, recordemos que siempre han existido épocas difíciles; mi padre hablaba de “los años del hambre” en el principio del siglo pasado, y cómo salió adelante con toda su familia. 

Y viene a cuento una carta que leí, que envió Akira Kurosawa el legendario director de cine, que comenzó su carrera pobre, muy pobre, con grandes carencias sociales y económicas y llegó a ser el mejor director con películas, carta dirigida a otro cineasta legendario, Ingmar Bergman, en la que lo felicitaba por su cumpleaños número 70 y dice:

“En Japón hubo un artista llamado Tessai Komioka, que pintó excelentes pinturas en su juventud, pero cuando llegó a los ochenta años, súbitamente comenzó a realizar pinturas que eran muy superiores a las previas, como si hubiera renacido. Cuando veo esas pinturas me doy cuenta que el ser humano no es capaz de realizar sus mejores obras sino hasta que llega a una edad avanzada”

“El ser humano nace como bebé, se vuelve niño, va en su juventud, la madurez, y finalmente vuelve a ser bebé al final de su vida, lo que confirma que el hombre es capaz de producir obras maestras sin restricciones, en los días de su segunda infancia”

No te pediré, querido viejo, que comiences a pintar como Tessai Tomioka, pero sí que pienses que no hay límite en lo que podemos hacer en estos años viejos; todos, en una forma u otra podemos ser creativos: hay entre mis amigos algunos que se dedican a coleccionar libros antiguos, otros que están pintando o esculpiendo, y recuerdo a  un amigo creativo en gastronomía, que hasta los últimos días de su vida elegía con cuidado los ingredientes del banquete que nos iba a ofrecer, preparaba con dedicación cada paso: corte, sazón, cocimiento, presentación, y lograba unos platillos dignos del mejor Chef internacional; otro más, que comenzó a hacer ejercicio cuando estaba jubilado por enfermedad y a sus 86 años sigue corriendo maratones; y una entrañable amiga, que hasta el fin de sus días a los 80 años dio clases de baile a los huéspedes de una casa de retiro, y así tenemos cientos de ejemplos 

La edad más creativa es hoy, querido viejo, Kurosawa tiene razón, ¿ya encontraste esa actividad que ocupará tus sueños y gracias a la cual serás feliz cada día?



Rafael Álvarez Cordero.

Médico y escritor

www.bienydebuenas.com.mx

raalvare2009@hotmail.com

56 vistas