Experiencia IMENA

Idalia Tejeda Avilez.jpg

Idalia Tejeda Avilez

Idalia tiene 56 años, es modista y cocinera de oficio por lo que tiene un negocio de comida. Actualmente cuida de una persona con principios de Alzheimer.

 

Su interés por la vejez y el envejecimiento, inició durante la pandemia, cuando su negocio sufrió una crisis, en ese momento le surgió la oportunidad de cuidar a un adulto mayor y aceptó.

Reconoció la confianza que la familia ponía en las cuidadoras y la importancia de realmente brindar atención. Así fue como se dió cuenta de que podía hacer más por los adultos mayores, y después de que falleció su paciente, encontró a IMENA.

Para Idalia, tratar con respeto, dignidad, tolerancia y empatía a los adultos mayores, y entender que no hay que esperar a envejecer para cuidarse a uno mismo, fueron sus principales motivaciones para formarse como Facilitadora del Envejecimiento Exitoso.

"

Lo que más me gustó de la certificación fue la multi mirada hacia esa parte de la población que es olvidada, que no es vista, que es considerada una carga por creer que no son importantes y sobre todo aprender que al adulto mayor se debe y puede mantener activo.

Gracias a la certificación, Idalia ha aprendido a cuidar de sí misma, de su mamá y en lo laboral se siente preparada para brindar atención profesional al adulto mayor que lo requiera. Ahora planea apoyar en su comunidad gratuitamente con gerontogimnasia y manualidades aparte de su trabajo como facilitadora.