Redes Sociales iconos-06.png
Redes Sociales iconos-02.png

Copyright 2018 © IMENA

DIFERENCIAS DE GÉNERO Y ENVEJECIMIENTO.

El Día Internacional de la Mujer, es una fecha que también invita a reflexionar sobre el envejecimiento y los roles de género, pues las desigualdades se mantienen e incluso incrementan con los años.

En México, el sexo predominante en la vejez es el femenino; la esperanza de vida incrementa y es mayor en las mujeres de acuerdo a datos del INE. Es por eso que el género es determinante en el proceso social de envejecimiento, además por cuestiones vinculadas al trabajo y a las actividades domésticas.

- Las mujeres mayores tienen menores tasas de actividad remunerada, además los ingresos económicos son menores que en hombres, ya que en muchos casos son receptoras de pensiones no contributivas, al no haber cotizado el tiempo exigido para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo. Los ingresos de las mujeres mayores tras su jubilación se ven afectados por la discriminación en políticas de empleo y salarios, en el caso de haber tenido un empleo remunerado, es decir las pensiones de las mujeres son más bajas que las de los hombres.  En este sentido, factores de integración de las mujeres en el mercado laboral, como menores salarios, la calidad del empleo que ocupan, y hasta la pérdida de empleo por maternidad, tienen importantes consecuencias en sus futuros recursos económicos.

- Viven más situaciones de soledad no deseada, debido a su mayor esperanza de vida, pues tienen mayor probabilidad de enviudar que los hombres y vivir un gran número de años en soledad.

- Las mujeres mayores presentan un riesgo elevado de depresión, relacionado en parte con menores oportunidades de educación, empleo y desarrollo personal a lo largo de sus vidas.

- La perspectiva de género también es crucial en el tema de cuidados, dado que en México aún se sigue el rol de género tradicional en el que, mujeres con unos 60 años, realizan las tareas de cuidado de padres de más de 80 años, atienden a sus maridos mayores y ayudan en el cuidado de sus nietos/as. Es importante hacer hincapié en que además se trata de cuidados no remunerados que las excluye del mercado laboral por largos periodos de tiempo.

La experiencia del envejecimiento es diferente para hombres y mujeres, por distintas cuestiones sociales, biológicas, demográficas y sobre todo socioculturales, es por tanto que debemos cambiar la visión y la perspectiva de género, para que se siga promoviendo la igualdad laboral y avanzar en nuevos modelos de políticas que ayuden a un envejecimiento igualitario, para hacer un ejercicio efectivo de los derechos de las mujeres a cualquier edad.



Fuente: INEGI-INMUJERES / Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

34 vistas